¡Vale! Ya has oído muchos consejos sobre cómo limpiar tu casa, y sabes unos cuantos trucos y remedios caseros que sirven a muchas familias para poner sus viviendas a punto pero ahora cómo llevar todas estas recomendaciones a la práctica. Lo ideal es que no te enfrentes a esta labor tú sólo, sino que te acompañen todos los miembros de tu familia, que viven contigo. Gracias a un planning de limpieza del hogar tienes a tu alcance dejar la vivienda a punto sin grandes complicaciones. En este post tienes algunas indicaciones para dejar la casa en las mejores condiciones posibles. Fíjate bien en los consejos que se adjuntan aquí, te pueden resultar de gran utilidad.

Pasos a seguir para limpiar bien

Una vez que tienes el aspirador adecuado para repasar las superficies de tu casa, y además cuentas con los productos de limpieza ideales para combatir la suciedad en todas las superficies ya estarás dispuesto para comenzar a emplear todos estos elementos. A la hora de comprarlos los consejos de limpieza que te han ido dando seguro que te han sido de ayuda pero ahora toca el momento de interactuar con todas estas herramientas y comenzar a dejar la casa apunto. Debes de recordar que en esta empresa no estás sólo, lo mejor para que no caiga todo sobre ti es que delegues responsabilidades. Puedes redactar un planning de limpieza general para hacerlo. En este plan puedes encajar las diferentes labores que hace falta llevar a cabo en la casa y asignárselas a los diferentes miembros de tu familia. Esta estrategia te ayudará para dejar la vivienda a punto con el mínimo esfuerzo.

Redacta un planning de limpieza del hogar para acabar antes

  • Recuerda que el cuarto de baño se debe de limpiar un mínimo de dos veces a la semana

Desinfectar el cuarto de baño es básico a la hora de redactar un planning de limpieza del hogar. Para estas estancias es importante contar con un buen desinfectante y aplicarlo en toda la superficie del espacio. Debes de asegurarte de repasar con una esponja, humedecida en una solución de agua, con un chorro de lejía todo el cuarto de baño. Así puedes repasar con ella el plato de la ducha, o la bañera, el lavabo, el inodoro, y también todo el alicatado. Para el suelo puedes emplear una fregona bien escurrida, en la solución de lejía y agua tibia. De esta manera conseguirás combatir todos los microorganismos que pueden poner en riesgo tu bienestar y el de tu familia. Es importante que recuerdes repetir esta tarea dos veces a la semana.

  • Apunta los productos de limpieza para llevar a cabo la limpieza y mantenimiento de los electrodomésticos de la cocina

En el planning de limpieza de la casa que redactes para toda la familia es importante que especifiques los cuidados específicos que hay que darle a cada zona de la casa, y con qué productos de limpieza limpiar cada superficie. De este modo no tendrás problemas para que la vivienda reluzca como si fuera nueva. Recuerda que además del desinfectante para el cuarto de baño, debes de contar con un desengrasante para la cocina, y un abrillantador para restaurar los muebles, y darles una pátina protectora.

  • Emplea el aspirador para las zonas de acceso, los dormitorios, y el salón

Eliminar el polvo es fundamental. A la hora de conseguir dejar como el primer día las zonas secas de la casa los aspiradores de última generación son una excelente solución. En las tiendas de electrodomésticos puedes encontrar un gran abanico de posibilidades a este respecto. Pasar el aspirador todas las semanas hará que no te quede ningún resto de suciedad en la casa. A la hora de escoger el equipo debes de asegurarte que se corresponda al tipo de suelos que tienes en la casa, de esta forma no tendrás problemas para dejar las zonas secas en las mejores condiciones, con un mínimo esfuerzo.

  • No olvides incluir en el planning de limpieza del hogar la limpieza de los cristales de la cocina

Los espejos de los cuartos de baño, y los cristales de las ventanas son algunas de las superficies cuya limpieza no debe de improvisarse. A la hora de dejar estos espacios en las mejores condiciones hay algunos remedios caseros. Aplicarles una solución de amoniaco diluido en agua es una buena idea. El procedimiento es el siguiente, debes de retirar el polvo y los restos orgánicos de estas superficies con una gamuza seca a continuación fricciona la superficie con una bayeta humedecida en el amoniaco diluido en agua, después pasa otra gamuza seca para secar la superficie.