Dónde limpiar

Para contar con una casa agradable y habitable es necesario repasar los pasos que te hacen falta para realizar una buena limpieza doméstica. Toma buena nota de las indicaciones que aparecen en este post para limpiar tu casa y dejarla a punto. Si quieres contar con una vivienda libre de los temidos ácaros del polvo y otros gérmenes a los esfuerzos por llevar a cabo una limpieza diaria debes de sumar la limpieza general, durante esta limpieza debes de esmerarte por eliminar la suciedad de las zonas más inaccesibles y de los escondrijos más protegidos. A continuación tienes un resumen de los esfuerzos que debes de adoptar verás que gracias a esto logras una vivienda en buen estado.

Partes de la casa a limpiar

Una división de tu vivienda te puede ser muy útil en la limpieza doméstica. A continuación tienes un resumen pormenorizado de las zonas de la casa que necesitan de tu atención y del método más cómodo de limpieza a aplicar en cada una de ellas. Estos consejos te permitirán contar con un hogar limpio, fácil de mantener en buen estado, y muy confortable. Fíjate bien en los diferentes métodos que debes de aplicar tanto para limpiar la cocina y los cuartos de baño, con respecto a los dormitorios, las zonas de acceso, y las salas de estar. Es importante separes las zonas húmedas de la casa, en las cuáles se suelen emplear tomas de agua, y las zonas secas, las conocidas también como zonas nobles de la vivienda. En este post encontrarás todos los detalles para dejar tu casa a punto.

Limpieza doméstica en tu hogar

Descubre cómo encargarte de la limpieza doméstica. Esta tarea la debes de repetir a diario para que tu vivienda esté en perfecto estado de revista. Es muy importante que sepas qué productos aplicar en cada estancia. Fíjate bien cómo emprender la limpieza en seco en el salón y los dormitorios, para la limpieza de la cocina y el cuarto de baño debes de utilizar una desinfección en húmedo. Aunque a priori todas estas variables te puedan confundir ya verás cómo no te cuesta nada ponerte a hacerlo y disfrutar de una vivienda confortable y libre de gérmenes y suciedad.

  • Utiliza lejía para las superficies del cuarto de baño y los suelos de la cocina

La desinfección de las zonas húmedas de la casa es uno de los puntos cruciales en la limpieza doméstica. Para conseguir dejar estas superficies limpias, sin problemas de gérmenes y otros microorganismos lo mejor es utilizar un desinfectante potente. Puedes encontrar en la lejía la mejor solución. Diluye un chorrito de lejía en una porción de agua tibia, a continuación debes de mezclarlo todo bien y empapar una gamuza. Repasa con dicha gamuza la superficie del lavabo, el plato de ducha y la bañera. A la hora de limpiar el suelo puedes llenar un cubo con esta solución aplicarla mediante una fregona.

  • Para el interior de los procesadores de alimentos puedes emplear un desengrasante

El mantenimiento de los electrodomésticos es otra constante que te ayudará a utilizar la cocina con mucha mayor facilidad. A la hora de manejar los procesadores de alimentos es necesario que te detengas en la limpieza doméstica a su limpieza interior. En esta labor puedes ayudarte de un desengrasante comercial. Estos productos te permiten suavizar la grasa, de manera que la puedas retirar con sólo pasar posteriormente una gamuza húmeda.

  • Una aspiradora te ayudará a eliminar el polvo de todas las esquinas de la casa

Los nuevos electrodomésticos te pueden ser muy útiles en la limpieza doméstica. Gracias a un aspirador puedes llegar a las esquinas y los rincones más difíciles, donde el polvo suele acumularse. Estos modelos son muy útiles para la zona secad de la casa. Debes de pasar en el salón, los dormitorios, y las zonas de acceso a la casa la aspiradora, gracias a estos equipos lograrás dejar sin una mota de polvo estas estancias. Recuerda limpiar también en la zona de detrás de los muebles y el sofá.